Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
consejería niñez y adolescencia
Sala de Prensa

Palabras de la señora María Clemencia Rodríguez de Santos en el lanzamiento de la alianza ‘Primero es lo primero’

 "Dicen que hay un momento en la infancia en el que se abre una puerta y se deja entrar al futuro.

Todos los que somos padres sabemos bien que, desde que nuestros hijos nacen, hacemos lo posible –y hasta lo imposible también– para que desde sus primeros años empiecen a forjar ese futuro que deseamos para ellos, lleno de felicidad, de logros y éxitos.

"Dicen que hay un momento en la infancia en el que se abre una puerta y se deja entrar al futuro.
Todos los que somos padres sabemos bien que, desde que nuestros hijos nacen, hacemos lo posible –y hasta lo imposible también– para que desde sus primeros años empiecen a forjar ese futuro que deseamos para ellos, lleno de felicidad, de logros y éxitos.

Ese futuro depende, en gran medida, de las condiciones en las que crezcan, del afecto que reciban, y del ambiente en el que desarrollen sus habilidades, capacidades y conocimientos.
En nuestro país –nos duele reconocerlo– hay 2 millones 800 mil niños entre los cero y los cinco años que están en condición de vulnerabilidad.

Esto significa que más de la mitad de los niños colombianos entre estas edades no cuentan –ni siquiera– con las mínimas condiciones necesarias de nutrición, cuidados, diversión o educación.

Dicho de otra manera: cuando la puerta se abre para estos niños, el futuro que encuentran es incierto y desalentador.

Esta situación nos preocupa mucho, pues esos cinco primeros años de vida son trascendentales para su desarrollo posterior.

Y no lo digo yo, hablando desde el corazón –teniendo en cuenta mi papel de madre–.
Hay estudios científicos que demuestran que la primera infancia es, quizás, la época más importante de la vida del ser humano.

Porque de lo que se viva, de lo que se aprenda y se construya en esos primeros años de vida –que es la etapa en que se forman el cerebro y las habilidades del ser humano– depende en gran parte que sean mejores personas y su capacidad para integrarse mejor en la sociedad.

El Premio Nobel de economía James Heckman ha demostrado con sus investigaciones que invertir en la atención de los niños de familias más pobres, durante sus primeros años de edad, redunda en una sociedad con oportunidades más equitativas, y con mayor potencial de generación de riqueza y prosperidad.

Hace un par de semanas conocimos un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, realizado sobre más de 2.700 niños del país, que confirma esta misma teoría.

El estudio demuestra que las habilidades cognitivas y de lenguaje de los niños empiezan a ser evidentes antes de los dos años, y que estas habilidades están marcadas por el nivel socioeconómico de las familias.

Después de aplicarles un test que mide el desarrollo integral de los niños en lo cognitivo, lo lingüístico, lo motor y lo socioemocional, se evidenció que el 25 por ciento de los niños más pobres está casi siete puntos por debajo de los niños con recursos.

Y esto se traduce en tres o cuatro años de atraso en términos de aprendizaje.

Sé que es un panorama muy preocupante, pero aquí viene la buena noticia:

Los autores del informe advierten que, si se interviene a estos niños con una estimulación adecuada en forma temprana, esta brecha se reduce significativamente.

¡Eso es precisamente lo que queremos lograr!

Por eso el evento que nos reúne hoy tiene un profundo significado para todos los niños colombianos, y también para quienes nos hemos dedicado a trabajar con empeño y entusiasmo en este tema de la primera infancia.

Porque hoy hacemos oficial la conformación de una alianza que permitirá, inicialmente, que 10 mil niños en estado de vulnerabilidad tengan acceso a las condiciones adecuadas para crecer.

Primero lo primero es una alianza de 25 organizaciones –entre empresas privadas y organizaciones civiles– que han unido esfuerzos y recursos para hacer realidad este objetivo.

Hoy quiero decirles –a todos los representantes de estas organizaciones que nos acompañan– que no se equivocan, y que con esto están haciendo la mejor inversión, la mejor apuesta de todas.

Bien lo decía John F. Kennedy:

"Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro".

Nos honra y nos llena de orgullo que empresas y organizaciones tan importantes consideren nuestra estrategia

De Cero a Siempre un proyecto prioritario.

Esta estrategia –que cuenta con todo el apoyo del Gobierno y está contemplada en nuestro Plan de Desarrollo Prosperidad para Todos– busca extender la atención de calidad que se brinda a los niños en situación vulnerable.

Hoy solo 600 mil niños del país reciben una atención integral.

Nuestra meta para el 2014 es duplicar esa cifra y atender a por lo menos 1 millón 200 mil niños entre los cero y los cinco años.

Ojalá –con la ayuda de ustedes y de muchos otros empresarios y organizaciones del país– podamos superar de lejos esta meta.

¿Pero a qué nos referimos con atención integral?

Este concepto abarca desde construir ambientes seguros en todos los contextos donde transcurre la vida de los niños, hasta garantizarles una buena nutrición, una adecuada vacunación, acceso a servicios públicos, buen cuidado y educación de calidad.

Lo primero que hicimos en De Cero a Siempre fue definir una política pública de largo plazo, con planes claros y perdurables en el tiempo.

También estamos brindando acompañamiento a la familia desde el nacimiento del niño hasta los 5 años, con acciones de calidad y monitoreo para garantizar el cumplimiento de todos sus derechos.

Y, además, estamos consolidando una oferta de servicios coherentes, oportunos y pertinentes que respondan a las condiciones, necesidades y particularidades de nuestra población infantil.

Todo este trabajo va de la mano de una política de prevención del embarazo adolescente y de un trabajo coordinado con alcaldes y gobernadores, para que ellos, desde sus ciudades y departamentos, incorporen estas políticas a sus planes de desarrollo locales.

Para que todo esto se haga realidad, creamos una Comisión Intersectorial de Primera Infancia, integrada por todos los ministerios y entidades del Gobierno que de alguna manera tienen que ver con el tema de niñez, para implementar la estrategia de una manera transversal.

Cuando preparaba estas palabras para este encuentro, ante esta audiencia tan especial, pensaba que han sido muchos los escenarios a los que he asistido, como vocera del programa, a explicar en qué consiste De Cero a Siempre.

Y recordé que en todos esos lugares he venido haciendo un llamado, una invitación, a la empresa privada y a las organizaciones de la sociedad civil para que nos apoyaran en este esfuerzo.

Hoy no puedo sino decirles que me siento feliz y muy agradecida porque este llamado ha sido escuchado.
Ese sueño empieza a hacerse realidad gracias a ustedes.

Gracias, muchas gracias, desde el fondo del corazón, a las empresas, fundaciones, embajadas, organismos internacionales, que se reúnen hoy en la alianza Primero lo Primero.

Ojalá en un tiempo corto sean muchos más los que sumen a este propósito, y logremos multiplicar por miles los niños que se van a ver beneficiados.

Este gran acuerdo público–privado marca el principio de una política de responsabilidad compartida, en la que el Gobierno, la empresa privada y la sociedad civil movilizan esfuerzos y recursos para favorecer a los niños que más lo necesitan.

Ese es el mejor aporte que todos podemos hacerle al país.

Si logramos garantizar que estos niños abran la puerta de la infancia y encuentren un futuro lleno de cosas buenas, de oportunidades, de caminos y alternativas, habremos hecho la mejor de las apuestas.

Y estoy segura de que los jóvenes y adultos del mañana lucharán, con todas sus fuerzas, por replicar ese modelo de igualdad de oportunidades al que ellos tuvieron acceso.

Esos jóvenes seguirán conduciendo a esta nación al cambio, al progreso, y todos nosotros sentiremos la satisfacción del deber cumplido, la satisfacción de haber contribuido a forjar un mejor país.

Bien decía José Ortega y Gasset:

"Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande; sólo es posible avanzar cuando se mira lejos".

Gracias a todos ustedes por pensar en un país grande y con futuro: un futuro de prosperidad que entre por la puerta de la primera infancia a todos los niños de Colombia.

Muchas gracias".

 
Bookmark and Share