Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
consejería niñez y adolescencia
Skip Navigation Linksde Cero a Siempre > Prensa > Noticias > 2014 > Palabras de María Clemencia Rodríguez de Santos en el evento “Reflexiones sobre el avance de la Política de Atención Integral a la Primera Infancia”

Sala de Prensa

Palabras de María Clemencia Rodríguez de Santos en el evento “Reflexiones sobre el avance de la Política de Atención Integral a la Primera Infancia”

​El 20 de marzo la Alta Consejería Presidencial para Programas Especiales y el Banco Interamericano de Desarrollo - BID realizaron el evento “Reflexiones sobre el avance de la Política de Atención Integral a la Primera Infancia” en el que se presentaron los principales logros de la Estrategia De Cero a Siempre y los retos para su sostenibilidad.

A continuación, las palabras de la señora María Clemencia Rodríguez de Santos, esposa del señor Presidente y Vocera de la Estrategia Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia “De Cero a Siempre”.

Si algo me ha motivado, durante estos 43 meses como esposa del Presidente, ha sido el poder ayudar a la implementación y éxito de la Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia "De Cero a Siempre”.

Por eso me alegra mucho que la Alta Consejería para Programas Especiales y el BID hayan convocado esta jornada de reflexiones sobre el avance de esta política.

Y quiero agradecer de manera especial al doctor Rafael de la Cruz, representante del BID para Colombia, sin cuyo apoyo no habría sido posible realizar este evento.

Lo que queremos hoy es que cada uno de ustedes comparta los logros y perspectivas de la Estrategia "De Cero a Siempre”, discuta sobre los avances en el desarrollo infantil temprano, y analice y recomiende las mejores formas para hacer sostenible esta política pública de primera infancia.

Y hablo de política porque, desde su concepción, “De Cero a Siempre” no fue pensado como un programa de gobierno sino como el inicio de una política pública de largo aliento, una política que forje las bases de un país que brinda condiciones para el sano desarrollo de sus niños.

Todos quisiéramos ver resultados inmediatos y transformaciones sociales en el corto plazo. Quisiéramos ya tener esa Colombia soñada para la población infantil. Sabemos que el proceso ya se inició y que hay muchos resultados visibles y cuantificables, pero también sabemos que los principales logros se verán en el mediano plazo.

Como vocera de la Estrategia “De Cero a Siempre” he apoyado la búsqueda de aliados privados y el compromiso de los gobiernos regionales y locales, y debo decir que he encontrado siempre una respuesta muy positiva.

Hoy es una realidad que se ha mejorado significativamente la calidad de la atención de cerca de un millón de niños por todo el país y que para aproximadamente otro millón de niños ya comenzaron a mejorar estas condiciones de atención.

Son avances que nos llenan de satisfacción pero cada paso adelante lo que hace es recordarnos cuánto nos falta y los grandes desafíos que tenemos todavía.

Por ejemplo, hemos encontrado cierta dificultad para difundir los planteamientos técnicos y científicos relacionados con la primera infancia, pues hay quienes conciben el tema desde experiencias más cercanas y personales, como la maternidad.

Ésta es una percepción muy válida –y lo digo como mamá– pero tenemos claro que es necesario ampliar la mirada hacia el campo de la política pública y darle espacio a las propuestas de la academia.

Gracias a esta perspectiva más amplia hemos aprendido nuevas maneras para alcanzar lo que buscamos, que no es otra cosa que el desarrollo integral en la primera infancia.

Hoy entendemos la importancia de que cada municipio del país defina y construya su propia ruta integral de atención a la primera infancia, pues así –focalizado– el trabajo es mucho más eficaz.

Hoy entendemos que, más allá de la ampliación de servicios, debemos garantizar una atención de calidad a cada niño: visibilizarlo, ponerle nombre, ponerle rostro y ubicarlo en una historia, lo que estamos logrando a través de las Rutas Integrales de Atención.

La experiencia también nos ha enseñado que no nos podemos enfocar solamente en los centros de desarrollo infantil, sino que debemos abarcar otros entornos fundamentales, como el hogar.

Y hay que prestar atención a otros aspectos como la cualificación del talento humano , el mejoramiento de las condiciones nutricionales , la atención médica, la construcción de propuestas pedagógicas, el trabajo con las familias y  la atención que se presta en espacios públicos como bibliotecas, ludotecas, parques y museos. Es decir  se está trabajando en la construcción de una ruta integral de atenciones de una manera intersectorial.

Esto nos permite construir de forma progresiva, una sociedad pensada para sus niños y niñas.

Cuánto agradece, cuánto aprecia, cuánto necesita un niño la presencia amorosa, atenta, protectora, del adulto que se preocupa por su bienestar.

Para ellos somos un modelo a seguir en más aspectos de los que uno imagina. Sus ojos, sus oídos, sus manos, aprenden el mundo a través de nosotros.

Por eso el punto de partida de la estrategia De Cero a Siempre son los adultos y –antes que nada– los padres y familiares. Ellos tienen la gran responsabilidad de educar, cuidar y criar a nuestros niños.

En el caso de los padres y la familia, un reto importante es transformar las formas de crianza, la manera en que acercamos los niños a las normas y a la convivencia sana y tranquila, basada en el respeto.

Hay que acabar con prácticas nocivas como los golpes, los castigos, los gritos y todas esas costumbres erróneamente aprendidas como “buena crianza”.

Por supuesto, además de los padres, hay otro grupo de personas que, en muchos casos, inciden más en ese desarrollo. Me refiero a los maestros.

En Colombia estamos avanzando decididamente en su formación en lo que la atención a la primera infancia se refiere.

Los maestros, los médicos, los nutricionistas, los psicólogos, entre otros, deben revisar –y hasta me atrevería a decir que deben reaprender– nuevas estrategias para realizar su labor.

Hay una frase de Nelson Mandela que resume bien lo que esperamos al formar a padres, familias, maestros y otros profesionales en el mejor trato a los niños:

“No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad, que la forma en la que trata a sus niños”.

Queremos y debemos tratar bien a nuestros niños, con buenas prácticas y buenas enseñanzas, si queremos convertirnos –de verdad– en una sociedad justa y próspera.Para la Estrategia también es muy importante optimizar la calidad de la atención.

En el caso colombiano, la diversidad es una condición central de la atención. Somos un país multicultural donde coexisten muchas comunidades étnicas, y esto nos exige pensar cada grupo poblacional de manera particular. 

Conscientes de esto, nuestra política de infancia tiene un enfoque diferencial, dentro del cual hay que destacar el trabajo con las comunidades indígenas, palenqueras, raizales y afro.

En fin… la política de atención a la primera infancia tiene muchos elementos que se revisarán en este evento, y que buscan ante todo garantizar la integralidad de la atención a nuestros niños.

Hoy podemos decir que, en el trabajo por nuestra primera infancia, hemos dado pasos importantes en la dirección correcta.

Pero nos queda mucho por hacer, eso está claro. Por eso seguiremos avanzando con toda la voluntad, el compromiso y el entusiasmo.

Porque nadie puede cansarse, nadie puede bajar los brazos, cuando se trata del presente y el futuro de nuestros niños, que nos miran con esperanza y con confianza.

No podemos fallarles. ¡No vamos a fallarles!

Muchas gracias

 
Bookmark and Share